artículos · las muelas del juicio

las muelas del juicio: exploración de la bocaLas muelas del juicio

Los terceros molares o muelas del juicio reciben ese nombre por salir hacia la edad de la cordura o juicio. Es curioso que también en alemán y en francés se la denomina del mismo modo. Muchos dentistas los llaman cordales.

Son los últimos dientes en formarse y también en aparecer en la boca. La mayor parte de las veces erupcionan entre los 18 y los 22 años aunque hay muchas variaciones completamente normales.

Su anatomía puede variar de unas personas a otras.

las muelas del juicio: estudio radiográfico ¿Por qué son tan famosas las muelas del juicio?

Hemos dicho que son las que nacen más tarde. En ocasiones se encuentran con problemas de espacio y tienen que "luchar" por el lugar perdido. Esto ocurre sobre todo en las inferiores. En el momento de la erupción pueden empujar a la muela de delante. Incluso son capaces de desplazar todos los dientes y alterar su disposición.

Otras veces quedan a medio camino. La encía que la cubre se abre en parte pero no se retira del todo como en los demás dientes. Se forma así una especie de bolsa por donde entran restos de comida y microorganismos. Con frecuencia se infectan y el paciente nota molestias de menor a mayor grado. Aparecen dolor, hinchazón de la encía que rodea al diente -lo que se conoce como pericoronaritis- y dificultades para masticar. Muchas veces el paciente se muerde la mejilla de modo involuntario. Puede responder a un tratamiento médico con antibióticos y antiinflamatorios. Lo que ocurre es que mientras perdure la causa estos episodios se volverán a repetir.

las muelas del juicio: diente extraído Cuando la muela del juicio o cordal sale inclinada puede apoyarse sobre la de delante. Hay veces que queda un pequeño espacio entre ambas. Es un lugar de dificil acceso para el cepillo dental. Por eso son muy comunes las caries en la parte de atrás del segundo molar.

Se han descrito trastornos reflejos atribuibles a estas muelas. Se llaman reflejos porque no hay una relación física de continuidad aparente. Así, se ha relacionado con pérdidas de pelo, dolores de cabeza, migraña, neuralgia del trigémino, etc. Incluso algunos oftalmólogos han encontrado úlceras en la córnea de origen incierto que han mejorado cuando se soluciona el problema dental.

¿Cuál es el tratamiento?

Si vemos que da trastornos médicos el tratamiento es la extracción. Suelen ser intervenciones más complicadas que las de otros dientes. De todos modos, un profesional bien formado puede conseguir una extracción sin dolor y sin complicaciones.

las muelas del juicio: paciente feliz Pero, ¿Hay que extraerlas siempre?

Afortunadamente no. En general, está indicado sacarlas cuando producen inflamaciones o infecciones crónicas, si desplazan a otro dientes de su lugar, si provocan mordeduras y trastornos reflejos y cuando pueden poner en peligro las muelas de delante por caries o desplazamiento.

Otra indicación es si pueden complicar o estropear un tratamiento de ortodoncia.

No se tienen que sacar sin causa justificada pues las muelas del juicio son un buen apoyo cuando hay que llevar una prótesis removible -de quitar y poner- o como pilar para una fija.

Dr. Ignacio Martínez Esteban
Médico especialista en Estomatología

(las fotos se publican con autorización del paciente)

subir